Blog

Verrugas en perros

¿Qué entendemos por verrugas en perros?

Las verrugas, o papilomas, son tumores benignos que crecen en la piel del perro y son causados por el virus del papiloma canino. Se trata, en esencia, de racimos de células que crecen donde no deberían, en perros con el sistema inmunitario debilitado por alguna razón.

Su tamaño varía, pero normalmente son pequeñas. Suelen crecer siempre en las mismas zonas: boca y hocico, contorno de los ojos, orejas, genitales… no son dolorosas para el perro, a menos que salgan en alguna zona especialmente sensible o expuesta a rozaduras.

¿Por qué les salen verrugas a los perros?

Las verrugas en perros casi siempre tienen su origen en el virus del papiloma canino. Este virus se contagia por contacto, lo que significa que tu perro puede contraerlo si interactúa con otro animal infectado (si entra en contacto con su saliva o es mordido por él, si ingiere sus heces…) o si es picado por un mosquito u otro insecto que previamente haya picado a un perro con el virus. De todas estas posibles vías de contagio, el contacto oral es, con diferencia, la más frecuente.

Las verrugas de los perros son contagiosas, pero solo entre ellos. Es decir, tu perro nunca podrá pasarte sus verrugas, ni pasárselas a animales de otras especies (puedes estar tranquilo, tu gato está a salvo) Pero sí que deberás tener mucho cuidado con los otros perros, y lo más responsable sería aislar a tu amigo peludo hasta que su problema de verrugas haya desaparecido.

Ninguna raza de perro tiene mayor o menor predisposición a las verrugas, ni hay diferencia alguna entre machos y hembras. Todos los perros han estado expuestos en algún momento de su vida al virus del papiloma canino, por lo que las verrugas en perros, como todas las infecciones oportunidad, son, sobre todo, un indicador del estado del sistema inmunitario del animal.

 

Tipos de verrugas en perros

  1. Verrugas en perros causadas por el virus del papiloma canino

Las verrugas causadas por el virus del papiloma canino tienen un aspecto muy característico, similar a una coliflor carnosa de color rosáceo, y cualquier veterinario podrá identificarlas fácilmente sin necesidad de realizar un diagnóstico. Las verrugas del papiloma solo crecen hasta cierto punto; después, se volverán de color gris y se caerán

Estas verrugas no duelen ni suponen ningún problema, más allá de la posibilidad de pasárselas a otro perro, por lo que no deberíamos hacer nada más que esperar a que desaparezca por sí solas. Solo deberemos intervenir en el caso de que la verruga perjudique la calidad de vida del perro de alguna forma, o si este se rasca o lame de forma tan insistente que acaba produciéndose una herida.

La papilomatosis habitualmente aparecen tres tipos de perros:

Perros jóvenes, de menos de dos años de edad. Su sistema inmunológico aún no está totalmente formado, por lo que es más vulnerable a los virus oportunistas. En pocos meses el cuerpo del perro identificará y eliminará el virus.

Perros viejos: con un sistema inmunitario deteriorado por el paso del tiempo, los perros de más edad son especialmente vulnerables al virus del papiloma canino.

Perros inmunodeprimidos: también son víctimas habituales los perros que tomen medicamentos que supriman el sistema inmune, así como aquellos que sufran de inmunodeficiencia congénita. Cualquier causa que haga que el sistema inmune del perro se debilite puede abrir el camino a una papilomatosis que cause verrugas.

Últimas noticias
Prueba Naku sin compromiso
Prueba Naku sin compromiso
  1. Verrugas por carcinoma de células escamosas

Un segundo tipo de verrugas en perros son las asociadas al carcinoma de células escamosas. Son verrugas negras, cancerosas; no dejan de crecer y pueden extenderse hasta los órganos vitales del animal.

Si detectas este tipo de tumor maligno en tu perro, llévalo de inmediato al veterinario para que confirme el diagnóstico y escoja el mejor tratamiento. No obstante, antes de alarmarse hay que tener en cuenta que este tipo de verrugas son muy poco habituales.

  1. Tumores venéreos

Son crecimientos de aspecto similar a una verruga que se localizan normalmente en los genitales, aunque también pueden crecer en las patas de los perros. En el caso de los machos, suelen localizarse en el pene; en las hembras, en la vagina o la vulva.

Tu perro puede contagiarse de estas verrugas si se aparea con un animal infectado, pero también por medio de mordiscos o lamidos. Pueden llegar a extenderse y comprometer la salud de tu mascota, por lo que es recomendable acudir al veterinario.

  1. Adenomas sebáceos

Son bultos de aspecto similar a las verrugas, pero su origen no es viral. Los causa un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas del perro, y suelen crecen en las patas y los párpados de los animales más edad. Pueden ulcerarse y sangrar, e incluso, en algunos casos, convertirse en tumores malignos, los llamados adenocarninomas sebáceos.

 

Tratamiento para verrugas en perros

Si no estamos seguros de cuál es el origen de las verrugas del perro, será recomendable llevarlo al veterinario para que este realice un diagnóstico. En la mayor parte de los casos las verrugas serán un problema inofensivo y pasajero, por lo que no deberemos preocuparnos. Las verrugas crecerán y se multiplicarán, pero no nos alarmemos: solo lo harán hasta cierto punto. Con el tiempo, desaparecerán.

Si las verrugas sangran, probablemente se deberá a que el perro no deja de chupárselas o rascárselas, y tendremos que buscar la forma de evitar que lo haga. Podemos taparlas con parches, cubrir el torso del perro con un chaleco o, si el animal es especialmente insistente, ponerle un collar isabelino. Todo dependerá de dónde hayan aparecido las verrugas.

Como ya explicábamos líneas arriba, solo es recomendable quitar las verrugas que perjudiquen de alguna manera la salud y la calidad de vida del animal. Por ejemplo, si crecen entre los dedos y le impiden caminar con normalidad, o si están en el lomo y provocan rozaduras con el arnés.

Si tenemos que quitarle una verruga a un perro, no debemos recurrir a tratamientos caseros. Jamás debemos quemarla en casa. La mejor opción es la cirugía, combinada con una alimentación de calidad y una vida libre de estrés, todo lo cual contribuirá a reforzar el sistema inmunitario del perro, que es quien realmente debe encargarse de eliminar las verrugas.

Prueba Naku sin compromiso
2019-10-17T12:09:05+00:00 30/08/2019 10:47:22 |Blog|Sin comentarios
Deja tu comentario