Blog

¿Qué es la vacuna polivalente para perros?

La vacuna polivalente para perros suele aparece en primer lugar en el calendario de vacunación de nuestros compañeros peludos. Como ya sabrás, todas las vacunas protegen a los perros de muchas enfermedades graves que pueden causarles serios trastornos, o incluso la muerte, y la polivalente suele ser la primera de ellas.

El procedimiento es sencillo y, como sucede con tantos otros asuntos, similar al de los humanos: se introducen en el cuerpo del perro antígenos de diferentes enfermedades con el objetivo de que su sistema inmunitario aprenda a reconocerlas y desarrolle los anticuerpos correspondientes. De esta manera, el perro adquiere inmunidad frente a las enfermedades para las que se le vacuna sin necesidad de pasar realmente por ellas.

Pero, ¿contra qué enfermedades protege la vacuna polivalente para perros y por qué es tan importante?

 

Como sugiere su nombre, se trata de una vacuna combinada que reúne diversos tipos de antígenos diferentes en un único preparado biológico que inmuniza al perro contra varias enfermedades por medio de una sola inyección.

Esa es, de hecho, una de sus principales ventajas: el perro quedará totalmente protegido con un menor número de vacunas. Debemos tener en cuenta que las visitas al veterinario seguramente le generarán mucho estrés a nuestro perro, y aún más si le llevas para ser vacunado. Pongámonos en su lugar: es examinado y manipulado por personas que no conoce, en un entorno también extraño, sufrirá pinchazos… sin duda, cuanto menos veces haya que repetir la experiencia, mejor.

La vacuna polivalente para perros también implica ventajas para los profesionales que la aplican, ya que ahorra tiempo y costes materiales como el transporte, el almacenamiento y la conservación.

Categorías
Últimas noticias
Prueba Naku sin compromiso

¿Contra qué enfermedades protege la vacuna polivalente para perros?

La vacuna polivalente tiene un efecto temporal: el fortalecimiento del sistema inmunológico que aporta disminuye con el tiempo, y esa es la razón por la que el perro debe ser vacunado periódicamente. Mientras la vacuna tenga efecto, el perro estará protegido frente a las siguientes enfermedades:

  • Parvovirosis canina: un tipo de hepatitis infecciosa provocada por el adenovirus canino de tipo 1 que puede ser mortal, especialmente en el caso de los cachorros.
  • Parainfluenza canina: puede causar traqueobronquitis infecciosa canina, una enfermedad grave comúnmente apodada como tos de las perreras.
  • Moquillo: una enfermedad vírica muy contagiosa que deteriora los sistemas respiratorio, digestivo, cutáneo y nervioso del perro.
  • Otras afecciones causadas por el adenovirus canino de tipo 2.

Debemos tener en cuenta que existen diferentes tipos de vacunas polivalentes, que se diferencian entre sí en función del número de enfermedades contra las que protegen. Así, distinguimos entre vacunas trivalentes, tetravalentes, hexavalentes, heptavalentes y octovalentes.

Todas estas vacunas se administrar en centros veterinarios autorizados. Como podemos imaginar, las que protegen contra más enfermedades son más completas, ya que no solo inmunizan al perro con las vacunas obligatorias, sino que también incluyen coberturas adicionales.

 

La vacunación de los perros se rige por la normativa vigente en cada país, pero siempre comienza al de varias semanas de vida del animal. Esto se debe a que nada más nacer el sistema inmune del perro es muy débil, por lo que no puede ser reforzado con vacunas. Durante las primeras semanas de vida, los mejores anticuerpos, y de hecho los únicos que necesita en un entorno protegido, son los que le proporciona su madre con la leche.

A partir de ese punto, la normativa para administrar la vacuna polivalente para perros en España dicta el siguiente calendario:

  • A las seis semanas: dosis inicial en caso de que ya se haya producido el destete del perro.
  • A las ocho semanas: administración de la vacuna polivalente.
  • En la duodécima semana: recordatorio de la vacuna polivalente.
  • De forma anual: refuerzo de la polivalente, con el objetivo de que la vacuna mantenga su eficacia a lo largo del tiempo.

No hay que olvidar que la vacuna polivalente no es la única que debe administrársele al perro. Existen otras vacunas obligatorias que se administran por separado, ya que su eficacia es mayor de esa forma. Dos ejemplos de ello son las vacunas contra la leishmaniosis y la rabia.

Precio de la vacuna polivalente para perros

La vacuna polivalente para perros tiene un precio que viene recomendado por el Colegio de Veterinarios, aunque su coste real puede variar mucho de un centro veterinario a otro. En cualquier caso, los precios recomendados para las vacunas polivalentes más habituales son los siguientes:

  • Vacuna heptavalente (parvovirus, tos de las perreras, moquillo, hepatitis infecciosa y leptospirosis): entre 40 y 50€.
  • Vacuna trivalente (parvovirus, moquillo y hepatitis): entre 30 y 40€.

Es recomendable que te informes sobre los precios de las vacunas en las diferentes clínicas de la ciudad en la que vivas. Escojas la que escojas, piensa siempre que la salud de tu mejor amigo es la prioridad, y el dinero que cuesta la vacuna es poco comparado con el inmenso beneficio que obtienes: la garantía de que tu perro estará sano, fuerte y feliz.

No lo dudes: las enfermedades contra las que protege la vacuna polivalente para perros en ningún caso deben tomarse a la ligera. Prescindir de la vacuna implica poner en peligro a tu perro y a todos aquellos con los que se cruce.

 

¿Qué tener en cuenta al administrar la vacuna polivalente?

Como el objetivo es proteger a tu perro, lo primero es plantearte cuáles son sus necesidades específicas, y si por su raza o vuestros hábitos de vida puede necesitar algún tipo de protección adicional (por ejemplo, si viajáis juntos a otros países). Ten en cuenta que las normativas de vacunación varían de una comunidad autónoma a otra, y en algunos casos deberás administrar a tu perro las vacunas adicionales que sean obligatorias en una comunidad a la que quieras viajar, aunque en la tuya no lo sean.

Es recomendable que la vacunación vaya acompañada de una desparasitación interna del animal, sobre todo en el caso de los cachorros. Así, el efecto de la vacuna será mayor y evitarás muchos posibles problemas a largo plazo.

Y, por supuesto, ante cualquier duda lo mejor es que te pongas en manos de tu veterinario. Nadie como un profesional de la salud canina podrá aconsejarte sobre qué vacunas administrarle a tu perro, el calendario de vacunación, etc.

2019-12-04T07:12:31+00:00 20/09/2019 9:00:51 |Blog, Consejos, Salud|Sin comentarios
Deja tu comentario