Blog

Tu nuevo cachorro, como socializar con él

Un perro bien socializado es un perro equilibrado.

Un cachorro tiene mucho potencial esperando ser desarrollado.  Lugares de interés, sonidos, olores, sabores y texturas son todos nuevos para él.  Un cachorro aprende mediante la exploración de su medio ambiente, la investigación de todo en su camino.  Para ayudarle a convertirse en un adulto amistoso y sociable, es importante fomentar la conducta exploratoria y social. Socializar a tu cachorro con todo tipo de estímulos debe ser una experiencia positiva y agradable para él.  El aprendizaje es estresante. Deberás exponerlo a situaciones nuevas a un ritmo en el que pueda absorber nueva información, no ser abrumado por ella.

La socialización es un proceso continuo de cambios en la vida de un cachorro.

A medida que madura, vivirá una serie de experiencias que le ayudarán a gestionar su entorno.  Esto incluye la formación de relaciones con todo tipo de personas, otros perros y especies diferentes en varios ambientes.

Este proceso se da entre las tres y las doce semanas de edad, y es el periodo de desarrollo más importante de su vida.

Durante la socialización, el cachorro es receptivo a las cosas nuevas, cosas a las que más adelante le podría costar adaptarse.

El ser manipulado por una variedad de personas diferentes durante esta etapa es esencial para él.

Prueba Naku sin compromiso

La llegada a casa

Una vez lejos de su camada, un cachorro necesita aprender a ser autosuficiente.  Los primeros días son un período de adaptación para los dos.  Durante las primeras noches, los cachorros más jóvenes se opondrán fuertemente a quedarse solos.  Es muy importante que, desde el primer día acostumbrar al cachorro a quedarse solo a ratos entrando y saliendo de la habitación y no prestándole atención al volver a casa. También es recomendable dejarle algunos juguetes interactivos y otros masticables.

Los cachorros son curiosos por naturaleza, que disponga de sus propios juguetes y que no tenga libre acceso a toda la casa evitará en gran medida que se acostumbre a coger objetos que no le pertenezcan. Por otra parte, el cachorro también necesita tener contacto social con vosotros: periodos de juego y de tranquilidad.

Introducir objetos nuevos

En casa hay una gran cantidad de objetos que el perro todavía no conoce. Es recomendable exponer al cachorro a este tipo de estímulos de manera progresiva. La mayoría de los perros muestran rechazo por objetos cotidianos como el secador, la aspiradora o la bañera. Esto se suele deber a que, en la mayoría de los casos la primera toma de contacto con estos objetos ha sido brusca y, a menudo, traumática.

Para hacer que el perro acepte estos objetos hay dos cosas que tendremos que tener en cuenta:

1-    Que el acercamiento sea progresivo: la primera toma de contacto con, por ejemplo, la bañera, debe ser positiva y breve. Bastará con colocar al perro dentro, premiar (con comida, caricias…) y sacarlo. Repetir esta acción hasta que el perro entre contento anticipando su premio. Las primeras veces no encenderemos el agua ni, mucho menos, le mojaremos. Progresivamente iremos aumentando el nivel del estímulo.

2-     Lo más importante no es cómo empieza, sino cómo acaba: Aunque el perro, en un primer momento, se haya asustado, el recuerdo que le quedará de esa experiencia es el del último momento. Aprovecha cuando el perro se tranquilice para premiar y sacarlo de la bañera. Esto es algo que se suele descuidar mucho, ya que apagamos el grifo cuando hemos terminado el baño, sin importar el estado emocional del perro. Aunque hayamos terminado el aclarado, es preferible bajar la intensidad del agua y esperar a que se relaje un poco para parar.

Estas pautas sirven para otros objetos como, por ejemplo, el secador. Además de todo esto, si queremos que el cachorro se acostumbre a ellos e incluso lo tome como una experiencia positiva, deberá tener contacto frecuente con ellos. Podemos incluso enseñarle a que se meta en la bañera a la orden, después le premiaremos y le daremos la orden de salir. De esta manera no le enseñaremos que siempre que entra en la bañera le vamos a mojar, cosa que, a la mayoría de los perros, no les agrada.

Recuerda que la mayoría de los problemas de comportamiento del perro adulto aparecen por una mala educación del cachorro. Tú, como dueño, tienes la responsabilidad de aprender a como socializar y educar a tu cachorro para conseguir que se convierta en un adulto equilibrado. Ante cualquier duda o problema no dudes en acudir a un profesional que te asesore.

Prueba Naku sin compromiso
2019-07-30T20:11:33+00:00 26/06/2018 9:42:55 |Consejos|Sin comentarios
Deja tu comentario