Blog

Sarna en perros

¿Qué es la sarna en perros?

La sarna en perros es una infección dermatológica, una enfermedad de la piel causada por unos parásitos externos, los ácaros. Los ácaros son arácnidos microscópicos que se instalan en la piel de nuestro perro para alimentarse de los desechos –piel muerta, sebo…– que se acumulan en ella. El problema es que en el proceso pueden causar todo tipo de problemas de diversa entidad, entre ellos, la sarna.

La sarna es una enfermedad grave y, si no se trata a tiempo, puede tener serias consecuencias para el perro. Existen diferentes tipos de sarna, en función del ácaro que cause la enfermedad, y el tratamiento será más o menos sencillo según cuál de las variantes haya contraído nuestro perro.

La sarna en perros es una enfermedad tratable, pero resulta muy molesta para el animal. Los ácaros son increíblemente prolíficos, se multiplican constantemente, y el perro infestado sufrirá insoportables picores que lo impulsarán a rascarse continuamente. Esto no solo no lo aliviará, sino que hará que se le caiga el pelo y se provoque a sí mismo graves heridas que serán, a su vez, objetivo de otras infecciones. Si no se trata, la sarna puede llegar a producir la muerte del perro.

 

Sarna en perros: síntomas habituales y señales de alarma

Los síntomas de la sarna en perros son muy característicos, y es difícil pasarlos por alto. Estos son los más habituales:

  • Picor y ardores constantes en la piel, lo que hará que el perro se rasque incesantemente, se frote contra muebles, paredes y suelo, y, en definitiva, haga todo lo necesario para intentar aliviarse. Hasta morderse a sí mismo.
  • Heridas y llagas, consecuencia del constante rascado.
  • Enrojecimiento e inflamación de la piel.
  • Desescamado de la piel. Sequedad y aparición de costras.
  • Mal olor.
  • Pelo debilitado y, con el tiempo, formación de calvas por todo el cuerpo del perro.
  • Pérdida de apetito y peso.

Detectar esta enfermedad a tiempo es fundamental, por lo que si observamos cualquiera de estos síntomas en nuestro perro deberemos actuar con rapidez y llevarlo al veterinario para que diagnostique la enfermedad y decida el tratamiento. Una pequeña muestra de piel suele bastar para detectar los ácaros, identificarlos y determinar el tipo de sarna al que nos enfrentamos.

Últimas noticias
Prueba Naku sin compromiso
Prueba Naku sin compromiso

Tipos de sarna en perros

Como ya decíamos, la sarna en perros es tratable, pero el tipo de tratamiento, la facilidad para eliminar la enfermedad y la duración del proceso dependerán del tipo de sarna. Veamos ahora cuáles son los tipos de sarna en perros más habituales:

  1. Sarna demodécica

Es una de las sarnas que más comúnmente desarrollan los perros. Recibe el nombre coloquial de sarna roja, y su causante es el ácaro Demodex canis. Estos ácaros siempre están presentes en el cuerpo del perro, pero si el sistema inmunitario del animal se debilita, el parásito comienza a reproducirse a gran velocidad, lo que causa el episodio de sarna. También puede suceder que una madre infectada le pase la enfermedad a su cría al dar a luz. Hay tres tipos de sarna demodécica:

  • Sarna demodécida localizada. Este tipo de sarna en perros suele localizarse en la cabeza, pero también puede surgir en otras partes del cuerpo. Las calvas en el pelo, ya sea alrededor del hocico y los ojos o en patas y lomo, nos darán la pista. Es frecuente en cachorros, y normalmente acaba desapareciendo sola en un tiempo.
  • Sarna demodécica generalizada. Es una versión más extendida de la sarna demodécica. Se considera que la enfermedad ha entrado en este estadio cuando el perro tiene cinco o más calvas en su cuerpo. De hecho, podría incluso perder el pelo de grandes zonas del cuerpo.
  • Pododermatitis demodécica. Una forma de sarna demodécica que aparece en las patas. Es residente y muy difícil de tratar, porque viene acompañada de infecciones que, además, producen malos olores.
Prueba Naku sin compromiso
  1. Sarna sarcóptica

Esta es la sarna en perros más frecuente de todas. Tanto es así que se la conoce simplemente como sarna canina. También se la llama escabiosis, por el ácaro que la produce, que en este caso es el Sarcoptes scabiei.

De todos los tipos de sarna, la sarna sarcóptica es la que más picores produce, por lo que en poco tiempo veremos a nuestro perro rascarse de forma enloquecida. Además, puede contagiarse a los humanos.

  1. Otros tipos de sarna en perros

Existen otros tipos de sarna en perros, mucho menos frecuentes que las dos variantes ya mencionadas, y que, en algunos casos, son más conocidas en otros animales (como los gatos, por ejemplo) y solo de forma ocasional afectan a los perros. Son los siguientes:

  • Sarna otodéctica.
  • Sarna cheytiella.
  • Sarna pneumonyssoides.
  • Sarna notoédrica.

 

¿Cómo contrae la sarna un perro? ¿Puede contagiarse a humanos?

La sarna es una enfermedad sumamente contagiosa. La forma de contagio más frecuente es el contacto directo entre un perro infestado y uno sano, o incluso entre el perro sano y algún objeto que pertenezca al animal enfermo. Si nuestro perro tiene sarna, debemos alejarlo de los perros y otros animales hasta que esté totalmente sano.

Ciertos tipos de sarna en perros tienen peligro de contagio a humanos. La más peligrosa en ese sentido, de todas las mencionadas, es la sarna sarcóptica. Si tenemos que manejar a un animal infestado, deberemos hacerlo con guantes y mucho cuidado.

¿Cómo curar la sarna en perros?

El tratamiento para la sarna en perros consistirá en acaricidas, que pueden ser administrados por vía oral, tópica o incluso mediante inyecciones. También es habitual emplear lociones y champús antiácaros, además de antiinflamatorios y analgésicos para combatir los constantes picores que sufre el animal y evitar que se haga aún más daño.

Es muy importante que sigamos el tratamiento hasta el final, incluso aunque a medio camino creamos que nuestra mascota ya está recuperada. Los ácaros son difíciles de eliminar, y podrían volver a reproducirse con sorprendente rapidez si no hemos acabado con todos ellos.

Prueba Naku sin compromiso
2019-10-17T12:15:55+00:00 02/09/2019 10:36:51 |Blog|Sin comentarios
Deja tu comentario