Blog

¿Por qué tiembla mi perro?

Cuando un perro tiembla, lo normal es que nos preocupemos y pensemos que hay algo que no va bien. Es lógico, pero, como sucede con tantos otros problemas que podemos detectar en nuestro perro, los temblores pueden deberse a causas muy diferentes. Algunas de ellas son naturales y pasajeras; otras, en cambio, pueden ser más graves. Por ello, lo primero de todo es averiguar por qué el perro tiembla. Veamos cuáles son las razones más habituales por las que esto puede suceder.

Mi perro tiembla como si tuviera frío

Las bajas temperaturas son uno de los motivos más evidentes por los que puede temblar un perro. El umbral de temperatura en el que un perro se siente cómodo es similar al nuestro, y la reacción de sus cuerpos ante el frío excesivo también es la misma: temblores involuntarios para mantener los músculos calientes. Si la temperatura es demasiado baja para nuestro perro, bastará con abrigarlo para que se sienta mejor y deje de temblar.

Mi perro tiembla cuando duerme

Es otra situación muy habitual y que, en principio, no debería preocuparnos. Los perros sueñan, igual que nosotros, y mientras duermen suelen tener temblores o realizar movimientos involuntarios, sencillamente porque están soñando con una situación que les produce excitación. Tal vez se vea a sí mismo corriendo o jugando. Si vemos que nuestro perro tiembla o tiene pequeños espasmos mientras duerme, nunca debemos despertarlo, y menos aún tratarlo con brusquedad. Podría sentirse asustado o desorientado, o incluso reaccionar de forma agresiva. Debemos respetar su descanso.

Lo hace sin motivo aparente

Si ves que tu perro tiembla en reposo, sin tener frío ni estar dormido, antes de preocuparte debes recordar que hay varias razas que son propensas a ello. No significa que tengan ningún problema, ni necesitan tratamiento alguno. Simplemente, deberíamos ignorar esos temblores. Entre las razas que por motivos genéticos suelen experimentar temblores encontramos dóberman, chihuahua, yorkshire, chow chow, bulldog, samoyedo, springer, dálmata, gran danés y otras.

Últimas noticias
Prueba Naku sin compromiso
Prueba Naku sin compromiso

Mi perro tiembla porque tiene miedo

En esto los perros también son parecidos a nosotros: si tienen miedo, ansiedad o se sienten muy excitados, es normal que empiecen a temblar. Por ejemplo, si estamos jugando con ellos, si nos saludan tras mucho tiempo sin vernos… son situaciones en las que los temblores son una manifestación física de la emoción que siente el animal.

Lo mismo sucede con el miedo o la ansiedad, aunque en ambos casos se trata de emociones negativas. Situaciones que todos los dueños de perros conocen, como por ejemplo la exposición a ruidos fuertes (petardos, fuegos artificiales, coches, etc.) pueden hacer que el perro tiemble de miedo.  Si es el caso de nuestro perro, tendremos que identificar qué es lo que le da miedo o le genera estrés y trabajar con él mediante técnicas de relajación. También, en general, intentar que sienta que lo que le da miedo no es algo peligroso, sino rutinario y perfectamente normal. No eliminaremos sus miedos completamente, pero sí podremos atenuarlos hasta cierto punto.

Mi perro tiembla mucho y no puede caminar

Si vemos que el perro tiembla y no puede caminar, pierde el equilibrio o le cuesta mover las patas traseras, puede que sufra problemas musculares o de huesos. Las posibles causas son muy numerosas, entre ellas, frecuentemente, la edad, la artrosis o la ansiedad. Si el problema dura mucho o se repite con frecuencia, lo más recomendable será llevarlo al veterinario.

Mi perro está decaído y tiembla

Si además de sufrir temblores el perro se muestra apático, decaído y sin apetito, la causa puede ser una hipoglucemia, es decir, una bajada de azúcar. Esto es especialmente probable en los perros pequeños y, por supuesto, en los perros diabéticos. Deberemos darle una pequeña cantidad de agua con azúcar, abrigarlo y vigilar cómo evoluciona. Si se anima y deja de temblar, será el momento de proporcionarle algún alimento, poco a poco y con precaución.

Otros motivos por los que puede temblar un perro

Existen numerosas enfermedades que pueden hacer que un perro tiemble, junto con otros síntomas. Algunas de ellas son el moquillo, la epilepsia, la enfermedad de Cushing, el síndrome de Shaker (habitual en los perros pequeños y blancos), diversos trastornos del sistema neurológico, la ya mencionada artrosis, etc.

Otro posible motivo de temblores son las intoxicaciones o envenenamientos. Ni que decir tiene que debemos vigilar atentamente a nuestro perro cuando estamos en la calle o en la naturaleza: los perros tienen tendencia a ingerir todo lo que les parece llamativo, y eso puede incluir alimentos tóxicos o incluso envenenados de forma deliberada. Nuestro perro no puede entender que algo le va a hacer daño, por lo que nosotros deberemos estar prevenidos por él.

Si no hay un motivo claro para los temblores, nuestro veterinario de confianza debería examinar al perro para determinar si sufre algún problema que no podamos detectar a simple vista. A partir de ahí, se decidirá el tratamiento más adecuado.

Prueba Naku sin compromiso

¿Qué puedo hacer si mi perro tiembla?

Como ya hemos comentado, llevar al perro al veterinario es siempre lo más recomendable, a menos que hablemos de temblores puntuales debidos al frío a la excitación de, por ejemplo, un rato de juego. En cualquier caso, nadie mejor que un profesional de la salud canina para entender qué es lo que le sucede a nuestro perro.

En principio, es recomendable que estemos tranquilos. Muchas de las posibles causas de temblores en perros se tratan de forma efectiva, y el animal podrá llevar una vida normal y feliz, exactamente igual que los demás perros.

Si los temblores se deben a razones emocionales, hay algunas pautas que puede venir bien recordar. Si nuestro can es especialmente nervioso, debemos evitar o limitar situaciones como el juego demasiado vigoroso y, en general, todo lo que lo excite demasiado. En el caso de que los temblores se deban al miedo, tendremos que trabajar para que el animal se acostumbre a las situaciones u objetos que tanto terror le causan. Para esto último puede que también necesitemos la ayuda de un profesional, concretamente de un adiestrador canino.

Prueba Naku sin compromiso

Gorka Fernandez
| Autor:
Gorka Fernández García.

Director de Naku y Zaunk

2019-09-10T07:07:25+00:00 10/09/2019 7:01:08 |Blog|Sin comentarios
Deja tu comentario
Compra con suscripción
Compra con suscripción


Compra con suscripción
Compra con suscripción