Blog

¿Qué son los juegos de inteligencia para perros?

Para mantenerse saludables y evitar problemas de conducta, los perros necesitan estímulos tanto físicos como mentales. Muchos dueños de perros son conscientes de lo primero, y se preocupan de que su perro haga suficiente ejercicio físico cada día, pero, ¿y el ejercicio mental? ¿Le prestamos suficiente atención?

Para comprender la importancia de esta cuestión, debemos pensar, en primer lugar, en el cambio que vivir con nosotros ha supuesto para los perros.

En la naturaleza, los antepasados de los perros debían mantenerse activos constantemente, ya que esa era la única forma de asegurarse el sustento. Hoy en día, en cambio, los perros reciben de sus dueños todo lo que necesitan, por lo que tienen mucho más tiempo libre.

Y tiempo libre significa, para ellos, tiempo sin estímulos cognitivos, lo que puede producir aburrimiento y, a largo plazo, todo tipo de problemas, como el estrés y la ansiedad. El nivel de necesidad de estímulos mentales depende de cada raza y cada perro –algunos toleran mejor que otros los ratos de inactividad-, pero no nos confundamos: a todos los perros les vienen muy bien, en mayor o menor medida. Y aquí es donde entran los juegos de inteligencia.

Los juegos de inteligencia para perros no son, pese a su nombre, simples juegos. Es decir, no se trata de jugar al tira y afloja con nuestro perro, por ejemplo, ya que ese tipo de actividades no le hacen pensar. El objetivo de los juegos de inteligencia no es cansar al perro, o no solo, sino, sobre todo, mantener su mente activa y enseñarle a resolver problemas.

Entre sus muchos beneficios, algunos de los cuales ya hemos adelantado, podríamos destacar:

  • Mantienen al perro activo y combaten el aburrimiento.
  • Previenen problemas de conducta: miedos, ansiedad, agresividad, destrozos, etc.
  • Favorecen la estabilidad emocional y el bienestar general del animal.
  • Mejoran el autocontrol del perro.
  • Refuerzan su autoestima.
  • Aumenta nuestro vínculo con él.

Hay muchos tipos diferentes de juegos y juguetes de inteligencia para perros, como veremos enseguida, pero todos ellos suelen implicar búsquedas, trabajo de la coordinación… como podemos imaginar, no todos los perros responderán igual a todos los juegos, así que se trata de ir probando y descubrir cuáles son más interesantes para nuestro amigo.

Lo genial de los juegos de inteligencia y, en general, las actividades de estimulación cognitiva para perros, es que combinan trabajo y diversión. No solo estaremos ayudando al perro, sino que, además, pasaremos ratos increíbles juntos.

Categorías
Últimas noticias
Prueba Naku sin compromiso

Los mejores juegos de inteligencia para perros en casa

Como ya hemos mencionado, existe una enorme variedad de juegos de inteligencia para perros caseros.

Para elegir los mejores juegos para nuestro perro, deberemos tener en cuenta sus características y preferencias: nivel de actividad, inteligencia, qué cosas suelen llamarle la atención, etc. Cuanto más interesante le resulte el juego o juguete, mayor será el nivel de estimulación.

Kong

El kong es un juguete para perros muy conocido y con muchas virtudes. Es una gran ayuda para prevenir la ansiedad y el aburrimiento; además, es completamente seguro y podemos dejar al perro con él sin supervisión.

El funcionamiento es simple: introducimos en el kong comida, chucherías o cualquier otro tipo de alimento que le guste a nuestro perro y se lo damos. El orificio del kong es pequeño, por lo que el perro pasará mucho rato entretenido intentando sacar la comida con el hocico, la lengua, las patas… también deberá ingeniárselas para mantener el juguete sujeto mientras intenta alcanzar su contenido.

La búsqueda del tesoro

Lo bueno de este juego de inteligencia para perros es que podemos idear múltiples variantes, con diferentes niveles de dificultad.

Para empezar, debemos lograr que el perro comprenda lo que queremos. Para ello, esconderemos una golosina en algún sitio obvio, dejando que el perro vea cómo lo hacemos. Cuando la encuentre, le felicitaremos de forma efusiva.

Ahora que nuestro perro ha comprendido el juego, todo consiste en ir aumentando la dificultad de forma progresiva. Podemos escoger la golosina en otra habitación, o incluso crear pequeños circuitos con cajas de cartón para que el perro tenga que explorarlas todas hasta dar con el premio.

El trile

Este juego es muy sencillo y podemos hacerlo con cosas que ya tenemos en casa. Solo necesitaremos golosinas y dos o tres recipientes opacos iguales. Esconderemos el alimento de uno de ellos y los moveremos poco a poco. Cuando paremos, el perro deberá adivinar en cuál de los recipientes está el premio. Puede que al principio nuestro amigo peludo se muestre algo desconcertado, pero no tardará en entender lo que esperamos de él.

El trile no solo es un juego muy divertido, sino que además exige que el perro mantenga su atención en nosotros, trabaje el seguimiento visual y conecte ideas, todo en uno.

El juego de los nombres

Está claro que no todos los perros tienen el mismo nivel de inteligencia, pero todos pueden aprender al menos unas pocas palabras. El objetivo de este juego es trabajar esa habilidad, que se basa en la repetición.

Comenzaremos enseñándole al perro un juguete, como puede ser un peluche, y ofreciéndoselo mientras decimos su nombre (es decir, el nombre del juguete, como “oso”, por ejemplo). Cuando el perro tome el juguete, le premiaremos. Deberemos repetir este ejercicio entre 20 y 30 veces.

El siguiente paso es poner el juguete en el suelo, al lado de uno nuevo. Diremos en voz alta el nombre del juguete que el perro ya conoce y esperaremos a que lo coja y nos lo traiga. Puede que al principio le cueste, pero no debemos desanimarnos. Poco a poco, el perro acabará identificando el juguete y sabrá diferenciarlo de todos los demás.

A partir de ahí, repetiremos el proceso con otros juguetes, hasta que el perro haya memorizado varios de ellos. Cuando creamos que ya es capaz de diferenciarlos bien, pondremos todos los juguetes que conoce en el suelo y se los iremos pidiendo. Cada vez que acierte, le recompensaremos. Cuando se equivoque, simplemente devolveremos el juguete que nos traiga a su lugar y nombraremos otro.

2019-12-05T13:12:34+00:00 06/12/2019 9:00:25 |Blog|Sin comentarios
Deja tu comentario