Blog

¿Por qué hay alimentos prohibidos para perros?

Los perros llevan miles de años conviviendo con nosotros, y seguramente desde el principio de los tiempos se les ha alimentado con los restos de nuestra comida. Tal vez por eso, aún hay dueños de perros que no tienen claro por qué ciertos alimentos no son apropiados para estos animales. Al fin y al cabo, ¿no se les ha dado siempre la misma comida a los perros, sin que les pasase nada?

Lo cierto es que sí, sí les pasa. Los perros llevan mucho tiempo a nuestro lado, es cierto, pero no por ello debemos olvidar que son muy diferentes de nosotros. Pueden tomar muchos de los alimentos que nosotros comemos, pero no todos, y no en las mismas cantidades. La alimentación casera es la mejor para nuestros perros, siempre y cuando les demos ingredientes que su organismo pueda tolerar y en la cantidad adecuada, es decir, aquella que no les produzca una intoxicación.

Si hoy queremos hablarte de los alimentos tóxicos para los perros es, por lo tanto, por una buena razón: debemos desterrar la idea de que, si algo es bueno para nosotros, también lo es para nuestro perro. Podemos darles algunos de los alimentos que tenemos en casa para nosotros, pero tendremos que vigilar la cantidad que les damos, ya que de ella depende que resulten beneficiosos o perjudiciales para su salud.

Además, y como es evidente, nuestros amigos peludos no son capaces de entender que hay comida que les hace daño. Por su naturaleza, nuestro perro ingerirá prácticamente cualquier tipo de alimento que se encuentre, por lo que dependerá de nosotros no solo controlar qué comida le damos, sino también cuidar de que nada peligroso quede a su alcance.

Si en un descuido nuestro perro come alguno de estos alimentos tóxicos, para determinar la gravedad del problema, serán cruciales dos factores: la cantidad que ha ingerido el perro y el tiempo transcurrido desde que lo hizo. Con esa información, decidiremos si es necesario acudir al veterinario o no.

Categorías
Últimas noticias
Prueba Naku sin compromiso

7 alimentos que pueden resultar tóxicos para los perros

1. Chocolate

En casi cualquier lista de alimentos tóxicos para perros, el chocolate ocupa un lugar protagonista, y es por una muy buena razón: el cacao contiene teobromina, un estimulante que nuestro cuerpo puede procesar, pero el de los perros no. Cuanto más puro sea el chocolate, mayor será el contenido de teobromina y, por lo tanto, el nivel de peligro. También influirá el peso del perro. Como hemos dicho, el nivel de intoxicación dependerá de la cantidad ingerida, por lo que un chihuahua necesitará menos gramos de chocolate para intoxicarse que un gran danés, por ejemplo. Los síntomas de la intoxicación por teobromina son hiperactividad, jadeo, sed excesiva, vómitos, temblores, convulsiones y diarrea.

2. Lácteos

El problema de los lácteos es la lactosa. La intolerancia a la lactosa en humanos varía, pero, en el caso de los perros, no hay ninguna duda: la inmensa mayoría de ellos no procesa bien la lactosa. Puede producirles diarrea y diversos trastornos intestinales.

Sin embargo, el uso calculado de derivados de la leche, como el yogur, tiene propiedades beneficiosas para el organismo del perro. Por ejemplo, como probiótico natural que es, les ayuda a mantener sana su flora intestinal.

3. Aguacate, uva y los huesos y semillas de ciertas frutas

Hay frutas que pueden ser beneficiosas para los perros en cantidades siempre calculadas, pero con otras debemos tener cuidado. Es el caso del aguacate, que contiene persina, una sustancia tóxica para los perros. Su ingesta puede causarles problemas gastrointestinales y dificultades respiratorias.

Las uvas y pasas, por su parte, les producen insuficiencia renal. Son peligrosas incluso en pequeñas cantidades.

Los cítricos tampoco son buena idea. No solo generan acidez, sino que, además, hay muchos perros que son alérgicos a ellos.

Por último, los albaricoques y melocotones no resultan perjudiciales por su carne, sino por sus huesos. Contienen pequeñas cantidades de cianuro que nosotros podemos procesar, pero los perros no. Además, pueden tragárselos enteros y producirles una obstrucción intestinal, que requerirá de una intervención quirúrgica para solucionar el problema.

4. Algunos frutos secos

No todos los frutos secos son peligrosos para los perros, pero hay unos cuantos que sí pueden causarles serios problemas.

Las nueces de macadamia, por ejemplo, son venenosas para los perros, al igual que las nueces comunes, los cacahuetes, las almendras… En general, los frutos secos no son realmente recomendables para los perros, debido a su alto contenido en sal y grasas, por lo que la mejor opción seguramente es no darles ninguno.

5. Ciertos tipos de verduras

Entre las verduras perjudiciales para los perros, destacan dos grupos:

En primer lugar, tenemos cebollas, ajos, puerros, cebolletas y chalotes. Todos hemos oído hablar de la toxicidad de la cebolla en perros, esto es debido a un componente llamado n-propildisulfida que, en grandes dosis, puede dañar las células del cuerpo causando anemia. Ahora bien, para que esto ocurra, el perro debería estar ingiriendo un 0,5% de su peso corporal en cebolla, eso significa que un perro de 30 kg debería comer 150 g de cebolla diariamente. El ajo contiene este mismo componente pero en dosis mucho menores, para que llegase a ser tóxico, un perro debería comer grandes cantidades de ajo al día.

En la medicina humana y, cada vez más en la animal, se recomienda el consumo habitual de ajo como parte de una dieta saludable.

En segundo lugar, las verduras solanáceas: tomate, berenjena, pimientos… El peligro es, una vez más, una sustancia tóxica: la solanina. Irritación de la mucosa, vómitos y diarrea son algunos de los síntomas que presentará nuestro perro si consume estos alimentos en cantidades excesivas.

6. Estimulantes en general: cafeína, alcohol, etc.

Es difícil imaginar en qué contexto alguien le daría alcohol o café a su perro, pero, si por alguna razón el animal ingiere alguno de los dos (o, en general, cualquier alimento que contenta alcohol o cafeína), el riesgo es evidente: son estimulantes, perjudiciales incluso para nosotros y muy peligrosos para ellos. Una intoxicación producida por este tipo de sustancias podría llegar a matar a nuestro perro.

7. Otros alimentos peligrosos para perros: sal y grasas, condimentos y especias, azúcar, ciertos edulcorantes

El exceso de azúcar puede generar problemas como obesidad y diabetes, por lo que los dulces pueden considerarse alimentos prohibidos para los perros, totalmente. Y no debemos pensar que los dulces sin azúcares son mejores, ya que muchos de ellos contienen xilitol, un edulcorante que puede causarles toda clase de complicaciones (vómitos, convulsiones, letargo, graves hemorragias internas, etc.).

Los alimentos ricos en sales y grasas tampoco son nada recomendables, así como las comidas excesivamente condimentadas, con especias, etc. Pueden causar obesidad, vómitos y diarrea.

2019-12-13T17:04:48+00:00 13/12/2019 5:02:21 |Blog|Sin comentarios
Deja tu comentario